EL ÁTICO de Ramón Freixá: ¿son las Estrellas Michelín una garantía de “orgasmo culinario”?

Posted on Actualizado enn

avatar katy-“La ensaladilla rusa me sorprendió para bien (…) el hojaldre era exquisito”

-“Nunca había probado una ternera con semejante sabor y aroma”

-“El Salmón marinado al Gin Tonic  era pasable, pero nada extraordinario

-“Estoy satisfecha con mi experiencia en EL ÁTICO de Freixá”

Queridos amigos, facebookeros y lectores:

La semana pasada dos amigos y seguidores del Face se animaron a escribir una crítica. La primera, de Luz Trujillo, sobre una emblemática terraza en la Sierra de Madrid, y la segunda, de Raúl Jiménez, sobre un restaurante en el Retiro. Hoy me toca a mí.

Hace 15 días celebré un aniversario muy importante para mí en el Ático de Ramón Freixá. Dos estrellas michelín respalda un imperio de nuestra gastronomía. Para mí, sin duda, fueron las vistas hacia la Gran Vía y su ternera las que me conquistaron, y las estrellas me importan más bien poco.

En la esquina de Gran Vía con Marqués de Valdeiglesias, en la azotea del antiguo edificio se sitúa un minimalista y emblemático ático con unas vistas privilegiadas. Un moderno ascensor nos reconduce a la sexta planta. Nada más entrar, un maître te acompaña a elegir la mesa que prefieres. Comer al lado de la ventana es indispensable. Un atardecer propio de agosto inyecta una cálida luz en el espacio gastronómico, mientras la amabilidad de un camarero te ofrece un aperitivo.

20150809_213651

El Corte de ensaladilla rusa me sorprendió para bien. Es un plato que se hace hasta la saciedad hasta el punto de aburrir y empalagar a uno. No  pesada, sino más bien todo lo contrario; creo recordar que contenía cangrejo y eso del “corte”, para algún despistado, no es más que la ensaladilla dentro de un hojaldre fino y delicioso. De hecho, catalogo a los restaurantes por su ensaladilla rusa, lo confieso.

Las croquetas, por contra, no me gustaron. Pedimos séis: dos de chipirones, dos de jamón y dos de boletus. Quizá salvaría las de jamón, pero me esperaba algo más. En unos días subiré la crítica a mi experiencia en Quintana 30 y sus genuinas croquetas de espinacas y pasas.

Acompañamos la comida con un par de copas de Ribera de la casa, bastante bueno. Y de segundo, opté por  la pieza de ternera rebosada con un toque de humo. ¡Increíble! Nunca había probado carne con semejante sabor y aroma. Nada más aparecer en mi mesa, el aroma que dejaba aquella ternera era digna de esos 21 euros que vale el plato. Soy de las que les gusta la carne hecha -muy hecha-. Esta estaba roja por dentro. Probé un bocado, otro… y me dije: “no. La comeré así. Está tan rica, que no quiero estropearla”. Mi acompañante se pidió un corazón de salmón marinado al Gin Tonic: era pasable, pero nada extraordinario, a pesar de que el título crea unas expectativas que superan el sabor.

missCenas Ramon Freixa criticas
pieza de ternera rebosada con un toque de humo

Una tartaleta de mango pasión y un sorbete-helado de lima, menta y ginger “adornaron” el postre que optamos por tomar en la terraza al aire libre con vistas al Círculo de Bellas Artes. A pesar de la carretera y un ligero ruido de los coches, el silencio contagiaba y enamoraba nuestra experiencia gastronómica que agradecemos al chef Ramón Freixá, artista por encima de todo.

Finalmente, terminamos tomándonos una copa en la azotea, en donde las vistas, aun era más impresionantes.

20150809_223808

 

Amabilidad, respeto, educación y atención nada forzada es lo que destaco del Ático de Ramón Freixá. ¿Calidad de producto? muy cuidada; ¿presentación? bastante buena, aunque mejorable; ¿originalidad de los platos? la justa y necesaria. Salí contenta.

En relación al titular, mi pregunta es ¿cuánto aciertan el jurado que concede las Estrellas Michelín? ¿Acaso no he comido en otros sitios mejor que en R.F. que carecen de estrellas? Es una duda que reflexionaré estos días, así que dejadme aquí vuestros comentarios, amigos. A ver si pronto escribo sobre el funcionamiento de la concesión de este tipo de “estrellas”.

A la pregunta del titular en relacion a si estuvo a la altura de mis expectavivas, diré que relativamente SÍ. No puedo quejarme.

20150809_235625
En la azotea del Ático de Ramón Freixá, tomando un bloody mary

 

Katy Mikhailova,

No es crítica gastronómica, es paladar exigente

CALIDAD-PRECIO: 8/10

CALIDAD PRODUCTOS: 10/10

VARIEDAD CARTA: 7/10

ENTORNO: 10/10 (en terraza) 10/10 (dentro del restaurante)

SERVICIO: 9/10

PRESENTACIÓN PLATOS: 8/10

ORIGINALIDAD: 7/10

NOTA FINAL para El Ático de Ramón Freixá: 8,62

Anuncios

Un comentario sobre “EL ÁTICO de Ramón Freixá: ¿son las Estrellas Michelín una garantía de “orgasmo culinario”?

    katymikhailova respondido:
    27 agosto, 2015 en 12:08 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s