Sin chupitos: ejemplo de grosería en HEVIA de Serrano

Posted on Actualizado enn

-“Alcachofas resecas, sin sabor, con exceso de sal y un lamentable jamón”

-“Jamón de bellota (por 20 euros ración ) estaba mal cortado”

avatar katy
Por Katy Mikhailova, miss Cenas. (Diseño Daniel Padilla)

Queridos facebookeros, amantes de la gastronomía, amigos que rinden culto a la mesa:

Hoy inauguramos la sección de CRÍTICA GASTRONÓMICA, que pronto vosotros escribiréis y manifestaréis vuestra experiencia en diferentes restaurantes de todo el mundo.

En este post os hablaré de un restaurante que está en Serrano 118 (Madrid). Una localización imposible de decepcionar, que casi garantiza una potente clientela. Se trata de un restaurante con una historia amplia (desde 1964 fundado por Pepe Hevia junto a su mujer), pero que, sin embargo y sorprendentemente, ha ido en detrimento. Podría considerarme en parte una clienta fiel (ya que en un año acudí al sitio unas 6 veces). No vamos a negar algunos platos exquisitos como sus frescas ensaldas. Pero el trato, amigos, pésimo.

La última semana de julio, la noche del pasado jueves, acudí a cenar con mi madre y mi hermana en compañía de un empresario relevante. La cena avanzaba relativamente bien, hasta que dimos con las pésimas alcachofas. Y eso que teníamos dudas al respecto.

La decepcionantes alcachofas de HEVIA. Foto realizada por Katy Mikhailova
La decepcionantes alcachofas de HEVIA. Foto realizada por Katy Mikhailova

Mi hermana Elena, la violinista, estaba dubitativa. Pedía gambas y otros platos que no tenían, y el maître le recomendó sus alcachofas con jamón. Elena le comentó en un tono simpático y amigable que “después de las alcachofas del Pimiento Verde no puedo comer otras alcachofas”.

El caballero que nos atendía le contestó que estas eran frescas y espetó “no conozco Pimiento Verde”. De entrada, una persona que trabaja en la hostelería, que es vecino de la taberna vasco-navarra que menciono (recordemos que estaba el PV en Lagasca, y que además hay 3 más en Madrid), desconozca el imperio de Sito Tejeiro es un escupitajo al culto a la mesa y a las alcachofas y al rape en especial.

Lo más preocupante no era la falta de conocimiento de lo mejor que hay en Madrid (aunque no descarto que sí conociera el restaurante vasconavarro). Lo más decepcionante fueron esas alcachofas resecas, sin sabor, con exceso de sal y un lamentable jamón.

A esto hay que añadir que el jamón de bellota que pedimos estaba mal cortado. No: es imperdonable pagar unos 20 euros por ración de jamón de bellota y que vengan las lonchas gruesas. Le recomiendo al cortador de este restuarante, que vende lujo y exclusividad, este vídeo.

hevia JAMON BELLOTA
Jamón de Bellota. Foto realizada in situ con mi móvil

Pedimos también una ensalada con ventresca, aguacate y tomates. Las cosas como son: estaba muy rica. Aunque los huevos estrellados con boletus (no eran para tanto…). Las patatas estaban resecas.

Ensalada con ventresca, tomates y aguacate de HEVIA
Ensalada con ventresca, tomates y aguacate de HEVIA

Acompañada la cena de varias copas de vino tinto y de vino blanco, refrescos, y dos GIN WINE para la sobremesa, al final de la velada me encontré con un gesto desagradable. Gesto que de no haberse dado nunca, no estaría escribiendo esta crítica (no es para tanto, ¿no? esas lamentables alcachofas cuya procedencia cuestiono humildemente). Lo que impulsa a manifestar mi desencanto y decepción con el sitio en cuestión estalló debido a la inexistancia de 4 simóblicos chupitos.

Así lo leéis. Ningún restaurante tiene la obligación de invitar a chupitos a los comensales. Lo sé. Ahora bien, tratándose de clientes fijos, generosos con las propinas (siempre dejamos un 10% si el trato nos convence), que pidamos unos chupitos y pasen diez minutos y no traigan nada, no es un gesto que un restaurante del nivel de HEVIA debe permitirse. Al rato, a otro camarero le pedimos nuevamente los chupitos y se hizo el loco. Vamos: que no querían darnos chupitos, a pesar del bochornoso suceso de las copas de vino que podría haber acabado mal. Sus copas, oxidadas, se rompen con solo rozarlas. Mi hermana Elena destrozó dos copas de vino. Es la primera vez en su vida que rompe este tipo de vaso de la manera más misteriosa.

Amigos de Hevia, profesionales del restaurante:

No tienen ustedes ninguna obligación de invitarnos a unos simbólicos chupitos, pero con su actitud, acaban de perder 4 clientes. ¿Saben qué? La próxima vez, cuando esté por la zona, me sentaré en la terracita que colinda con su local, MESÓN 5 JOTAS, competencia directa, y desde aquí animo a mis seguidores a que hagan lo mismo. Me sentaré, pediré un jamón bien cortado (ahí no falla), llevaré alguno de mis TORO WATCH con el toro de Osborne, les miraré y les sonreiré si me miran.

Que me pierdan como clienta no se verá reflejado a corto plazo en su facturación, pero a medio plazo, si la gente lee esto, sí, y lo saben. Mucho Serrano, mucho lujo, glamour, aparcacoches, pero el protocolo y la educación brilla por su ausencia entre los profesionales que trabajan en HEVIA. ¡Ah, y ofrezcan una mayor variedad  de pan!

¡Mucha suerte!

Y, recuerden, no es grítica gastronómica; es paladar exigente.

VALORACIÓN

CALIDAD-PRECIO: 3/10

CALIDAD PRODUCTOS: 6/10

VARIEDAD CARTA: 8/10

ENTORNO: 7/10 (en terraza) 5/10 (dentro del restaurante)

SERVICIO: 3/10

PRESENTACIÓN PLATOS: 5/10

ORIGINALIDAD: 6/10

NOTA FINAL para HEVIA: 6, 14

CARTA

Jamón de Bellota con pan y tomate Pulpo Ensalada con ventresca y aguacate Huevos estrellados con boletus Alcachofas a la plancha con jamón 4 copas de vino tinto 1 copa de vino blanco 2 refrescos 2 botellas de agua 2 copas de Ginebra Gin Wine

Anuncios

3 comentarios sobre “Sin chupitos: ejemplo de grosería en HEVIA de Serrano

    jmcis131 escribió:
    8 agosto, 2015 en 10:12 pm

    Bueno, después de todo nobes mala nota final, pero poca para paladeres exquisitos, pero sobre todo siendo ese paladar, la que hace estas criticas, es suficiente, por sertevo desgracia para que la gente que las lee, acabe por no acudir va ese lugar, esto de los negocios funciona así.El dueño debería estudiar los gustos del cliente, y saber que la imagen es fundamental, puesto que lo creas es lo que eres, y lo que piensen d el negocio, es lo que piensan de él.

    […] viernes pasado publicaba la primera crítica gastronómica de esta sección, Sin chupitos: ejemplo de grosería en HEVIA de Serrano , y, tras viralizarlo en redes, en Facebook me encontré con una respuesta por parte de un usuario […]

    […] del éxito social de las primeras entradas y la polémica del jamón de Hevia y su contestación tan poco acertada por parte del restaurante, puedo decir que hemos alcanzado […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s