Alberto Caballero: “El sexo es estéticamente ridículo”

Posted on Actualizado enn

Un paseo por la mente de un personaje que crea personajes de LQSA

???????????????????????????????

Alberto llegó diez minutos tarde. No por despiste, sino por una máquina de zonas verdes que le obligó, no sólo a perder ese escaso tiempo de su vida, sino también a interrumpir la conversación en el postre para salir a renovar ese ticket de las apasionantes ‘zonas verdes’ de Madrid. Por fortuna, al menos estacionó enfrente del Pimiento Verde de Lagasca. Era un todoterreno blanco; desconozco el modelo, aunque por la pinta podría ser uno de gama alta. Pero no creo que el modelo del coche tuviera relevancia alguna. Es probable que él no se fijara en mi Valentino, y así estábamos en paz. “Me encantan los coches. Creo que es de los pocos lujos que me permito. El problema es que se me acaba el espacio para guardarlos”, me confesaba entre bromas. Aunque Alberto no es un piji-progre con talento, como algunos hemos llegado a pensar injustamente. No me interesan en estas entrevistas los hombres coñazo, de esos que restriegan su éxito allá por donde vayan. Alberto es sencillo, humilde y singular.

 

Iba para tenista, o eso me cuenta, y asegura haberlo dejado porque la presión y el aburrimiento le alejaron de este deporte. Y me revela al comienzo de la comida que en su infancia era un empollón, el típico niño pesado “sabelotodo”. Alberto llegó a pasar por una crisis cuando dejó el tenis, y, aun sin tener clara la carrera que iba a hacer, eligió estudiar Empresariales. Como es de imaginar, cualquiera con esa creatividad que llevaba dentro terminaría por quemarse, y a diferencia de otros potenciales talentos, terminó dejando la carrera. “Estoy perdido, le dije a mi padre, quien me recordó que yo escribía bien”, cuenta con mucho anhelo y agradecimiento. Y así fue cómo se decidió por matricularse en un instituto de realización y producción en el campo audiovisual, en donde además conoció al que es actualmente su compañero, Daniel Deorador, que participa como uno de los guionistas de la serie. Empezó siendo becario en TVE, llegando su primer éxito en esta casa poco después de terminar su etapa de prácticas. Aunque comenzara escribiendo drama, muy pronto descubrió que la comedia y el humor son su punto fuerte. Así,  Feliz Nochevieja, cariño emitido en TVE un 31 de diciembre de 1998 marcó un antes y un después de su carrera. Fue su primer pequeño gran éxito, muy a pesar de la humildad de Alberto, quien no se esperaba que tras la emisión de ese primer sketch le pedirían más. “Con sketch aprendí a hacer comedia”, explica. Y muy pronto, decidió ingresar en la Escuela de las Letras, en donde le enseñarían a escribir literatura. Lo suyo es un continuo aprendizaje, aunque él no lo define así, pero la curiosidad forma parte de su proceso de creación diaria.

 

“El éxito es peligroso”, confiesa, “es un mundillo muy cabrón, hay que ir con mucha humildad”. Asegura Alberto que con ANHQV contaba con el don de la inconsciencia. Y un desencuentro espontáneo e imprevisible con Antena3 hizo que aquellos 39 capítulos de la serie que faltaban por emitirse nunca vieran la luz. Entretanto, Mediaset les hizo una oferta. Querían el mismo formato, con el mismo reparto de actores en su mayoría, pero con ligeros cambios para evitar problemas con la competencia por la idea original. Particularmente aquel final de las termitas comiéndose el edificio —y probablemente estén ustedes conmigo— me resultó triste e inesperado. “Yo nunca estuve de acuerdo con ese movimiento final de la cadena”, me contesta Alberto a mi comentario. El guionista confiesa que creía que LQSA no terminaría de funcionar. Llegó a tener muchas dudas al respecto, pues veía muy difícil la labor de conservar a los actores pero encarnados en otros personajes. Explica cuánta casualidad o causalidad había en el hecho de que la nueva serie se ambientara en la antesala del 2007, a poco de que estallara la burbuja inmobiliaria. Pero Albero siempre fue muy visionario. La Revolución Centollo de Recio se anticipó al movimiento de Pablo Iglesias. Quién sabe si el líder de Podemos se inspiró en este personaje; pues, aunque las ideologías sean totalmente opuestas, el totalitarismo, aunque en el segundo caso esté más maquillado, está presente en ambos casos.

 

“La magia de la ficción y de los personajes hace que estos se rebelen contra el guionista”, explica. Yo le recordé Niebla de Unamuno, cuyo protagonista también se enfrenta al autor, llegando incluso a suplicarle que no lo matara.

 

¿Cómo funciona su proceso creativo? “Analizo dónde estoy y qué quiero parodiar. Me fundamento en la vida propia”. De hecho, me reveló que Recio estaba ligeramente inspirado en un vecino que tenía su padre hace años en su comunidad de vecinos, y con cuyo hijo se llevaba muy bien. “Contamos, sin embargo, con un margen de error que tienen las series de televisión pero que no tiene ni el cine ni el teatro”, margen aplicable a cualquier “fracaso” puntual que pudiera llegar a darse en uno o varios capítulos.

 

Y, ¿qué decir de los discursos politizados?, le pregunté, a modo de crítica, como consumidora fiel que soy de su producto. La ficción es ficción, está muy bien, pero quién se va a creer que un  personaje como Amador —incapaz de acabar un refrán y de conjugar los verbos correctamente— en el último capítulo de la pasada temporada 7, cuando decide quedarse a vivir en el bosque, narre un monólogo arremetiendo contra los políticos y sobre cómo controlan a la sociedad. Por muy verídico, aunque también demagógico, que fuera aquel discurso, no era creíble que saliera del personaje que se define patéticamente como ‘vividor-follador’, como tampoco algunos de los ‘momentos progre’ que ha tenido Coque. “Quizá haya sobrado aquel monólogo”, me contesta en referencia al personaje que interpreta Pablo Chiapella. Una respuesta inesperada. Me explicó que no trabaja sólo, y que hay partes que no decide él y tampoco quiere intervenir en el trabajo de sus compañeros.

 

Mi segunda crítica era en relación a las escenas sexuales que se han podido llegar a ver en la serie. Véase el fornicio de Maxi con la madre de la Cuqui, poniendo a esta “mirando para Cuenca”. ¿Qué necesidad hay de mostrarlo todo tal cual es? Puede llegar a incomodar a los espectadores. Alberto no pudo evitar sonreír ante mi apreciación, y, con mucho respeto, pasó a contextualizarlo. Por un lado, me explicó que en ningún momento la serie había nacido con el fin de tener de público objetivo a la familia entera, cosa que ha ocurrido y que es de grata sorpresa. “Cuando grabábamos ANHQV, Antena3 nos pidió más “desnudos”, por lo que se me ocurrió mostrar a Eduardo Gómez desnudo. Naturalmente que eso no era lo que la cadena esperaba, ellos querían a una Elsa Pataky, pero me negué a hacer aquello”, aclara.  Pero va más allá: sobre mi crítica a la manifestación del acto sexual me explica que el “polvo patético” tiene su gracia para el público. Si se trata de parodiar todas las escenas posibles, el sexo no deja de tener su estética desde un punto de vista del humor, seguía explicando con otras palabras. “El sexo es estéticamente ridículo”, añade. “Si todos grabamos con una cámara el acto sexual, y lo vemos después, nos daríamos cuenta de cuán patético puede llegar a ser en casi la mayoría de los casos”, dice. Según el madrileño, “vivimos en una sociedad capitalista cien por cien sexualizada”. Y es que hace más de un mes que salía un estudio acerca de que hay un 1% de personas en todo el mundo que son asexuales. “Hay intelectuales que ven tal patetismo en el acto sexual, que optan por satisfacer su necesidad de la forma más rápida posible para huir del ridículo, como ocurría con Diógenes. No querían además que la cópula les quitara tiempo” manifestaba. Y adelantaba que en los capítulos que quedan por emitir de esta octava temporada, habrá una historia relacionada con la cuestión de la asexualidad.

 

¿Piensas en el final? “No tenemos miedo de que la serie acabe. Cuando te liberas del miedo eres más valiente”, asegura. Y, ¿cuál crees que es la clave de tu éxito, al margen del talento y la creatividad que es evidente en tu caso? “Una de las cosas que más presente tengo es que no hay que tener prisa, el estrés no te lleva al éxito”. Alberto se considera un hombre afortunado. Sereno, curioso y con ideas claras aunque abierto a cuestionarlas, y a pesar de ese puntito progre en el fondo se esconde —o eso me parece a mí— un liberal que, como cualquier empresario, no abandona los grandes ideales del Liberalismo económico, aunque es posible que él lo denomine de otra manera. “Tengo mucha suerte”, manifiesta. Como si tuviera miedo a pocas cosas, su equilibrio aparente podría esconder también mucha sensibilidad. Quizá no. El que es el director-productor-guionista de la serie más vista en España en estos momentos transmite bondad, y a ratos parece que se evade de la comida. Viene y va. Supongo que estará atrapado en la trampa de la creatividad, a lo mejor es una sensación errónea mía.

 

Es un ser que considera que gran parte del éxito se debe a su equipo: a sus actores, guionistas, cámaras, maquilladores, etc., a los que elogia en cuanto puede. Líder y carismático, Alberto suele ser algo irónico en las redes sociales, sobre todo cuando se trata de defender al Atlético de Madrid y arremeter cariñosamente contra su eterno enemigo. “En Twitter me tengo que controlar. Te obliga a ser políticamente correcto, pues no quiero darle titulares a las webs de televisión”, manifiesta.

 

Celoso de su intimidad y probablemente de su esencia más verdadera, la amabilidad, generosidad y una lealtad aparente explica porqué una serie española con tanto éxito en todo el mundo es posible.

ENTRANTES-
Rosas de Alcachofas

Setas con jamón

PLATO PRINCIPAL-

Rape para 2

1 botella de sidra

POSTRES-

1 café

1 poleo menta

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s